domingo, 21 de agosto de 2011

Venneno

Veneno necesito para hacerla vomitar. Veneno espiro para que lo inhale. Veneno para que su felicidad se apague. Veneno es lo que menos merece para que pague.
Flotando como un fantasma donde nada alrededor importa. Caminando entre nieve sin dejar huellas y nadando entre dragones estoy: del frío al calor sin sentir, sin oler, sin ver. Dejando el temor, retando al destino.
Oscuridad cuando las luciérnagas se encienden. Silencio cuando el viento sopla, cuando sus palabras se posan sobre mi mente como bellas mariposas. Mariposas frágiles que rompen ante el estruendo de su voz.
Destrozó mi camino. Estoy varada en un trigal, una escena seca, sin rumbo, si un final